Después de la cirugía la ginecomastia

Después de la cirugía la ginecomastia

Los resultados después de una cirugía a la ginecomastia son inmediatamente visibles. Con el paso del tiempo, la hinchazón post-operativa va desapareciendo y las cicatrices de las incisiones se vuelven menos perceptibles.

El resultado final del tratamiento de la ginecomastia será visible después de algunos meses. Las incisiones son permanentes, pero se vuelven menos evidentes con el paso del tiempo. Todos los tratamientos quirúrgicos a la ginecomastia requieren incisiones.

Mientras que algunas incisiones se hacen a lo largo de contornos naturales del cuerpo, algunas son visibles y son inevitables en la mamoplastia de reducción masculina. Todas las cicatrices son permanentes, aunque algunas quedan menos visibles debido al punto donde se realiza la incisión.

La mejora en la porción superior de su cuerpo ayuda a recuperar la autoestima y confianza del paciente.

Una cirugía siempre esta sujeta a sorpresas, aunque en general se esperan buenos resultados después de la cirugía de ginecomastia, sin embargo no hay garantía absoluta. En algunos casos no es posible alcanzar resultados óptimos con sólo una intervención quirúrgica para el tratamiento de la ginecomastia. Puede ser necesario una cirugía adicional para reposicionar las mamas o tratar las complicaciones que puedan surgir.

Para tratar la ginecomastia se administran medicamentos durante la intervención. Las opciones en términos de anestesia son la anestesia local con sedación o la anestesia general.

En los casos en que la ginecomastia es principalmente causada por el exceso de tejido gordo, sólo se utilizan técnicas de liposucción. Esto requiere la inserción de una cánula, que es un tubo estrecho y hueco, en diversas pequeñas incisiones. La cánula se mueve hacia adelante y hacia atrás de forma controlada, para soltar el exceso de grasa que será posteriormente removido a través de succión por vacío. Hay varias técnicas de liposucción. La técnica más apropiada para su caso específico se definirá antes de la realización del procedimiento.

Por otro lado las técnicas de excisiones son recomendadas cuando existe la necesidad de quitar exceso de tejido glandular o piel para tratar la ginecomastia. La excisión también es imprescindible cuando existe la necesidad de reducir la aréola o reposicionar el pezón. A veces la ginecomastia se trata con ambas técnicas: lipoaspiración y excisión.

La decisión de someterse a una cirugía plástica es extremadamente personal. Es importante valorar los pros y contras y decidir si los beneficios compensan los riesgos y si el resultado final alcanzará el objetivo buscado.

Riesgos de la cirugía de ginecomastia

  • Reacciones adversas a los adhesivos, materiales de sutura, colas, preparaciones tópicas o inyectables
  • Riesgos asociados a la anestesia
  • Hemorragia (hematoma)
  • Coágulos sanguíneos
  • Asimetría de las mamas
  • Irregularidades en el contorno y forma de las mamas
  • Cambios en la sensibilidad de los pezones o las mamas, que puede ser temporal o permanente
  • Lesiones en estructuras profundas como nervios, vasos sanguíneos, músculos y pulmones, que
  • pueden ser temporales o permanentes
  • Trombosis venosa profunda, complicaciones cardíacas y pulmonares
  • Muerte del tejido graso (esteatonecrosis)
  • Acumulación de fluidos (seroma)
  • Infección
  • Dolores persistentes
  • Máxima cicatrización
  • Posibilidad de cirugía de revisión
  • Cicatrices desfavorables

Estos riesgos y otros deben ser ampliamente discutidos con su cirujano plástico y estético antes de firmar el consentimiento. El resultado final de la operación de ginecomastia suele ser positivo y conlleva a la eliminación de la ginecomastia. 

Related Post

Cómo evitar la ginecomastia

Cómo evitar la ginecomastia

No es raro encontrar hombres, principalmente adolescentes y jóvenes adultos con crecimiento excesivo del tejido mamario, motivo por el cual…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *