Operación de ginecomastia: Pre y Postoperatorio

operación ginecomastia

En este artículo vamos a centrarnos en la cirugía en sí y en los cuidados que debemos tener en el pre y postoperatorio de la ginecomastia. Cabe señalar aquí que todas las cirugías tienen riesgos, por lo que la cirugía de reducción de las mamas del tratamiento de la ginecomastia masculina no es una excepción.

La ginecomastia en hombres es una patología simple relacionada o no con disfunciones hormonales que afectan a hombres en todo el mundo y se caracteriza por un desarrollo excesivo de las glándulas mamarias, dando un aspecto femenino a las mamas masculinas y además puede causar dolor, incomodidad y muchos complejos.
De todos modos, conviene aclarar que la cirugía de ginecomastia es sencilla y no comporta riesgos, aunque se trata de una patología que merece atención ya que afecta a un alto porcentaje de hombres en todo el mundo y además suele trae muchos problemas de autoestima por cuenta de la apariencia femenina que presenta el pectoral masculino. Su tratamiento principal es a través de la intervención plástica o cirugía masculina.

Pre y postoperatorio de Ginecomastia

Un preoperatorio de ginecomastia bien hecho es fundamental, primero debe realizarse algunos exámenes relacionados con la parte hormonal, después se suele realizar un examen de imagen (ultrasonido o mamoplastia) para descartar posibles nódulos. Por último, los exámenes de rutina referentes al riesgo quirúrgico que deben estar presentes en cualquier cirugía.

La operación de ginecomastia requiere que el paciente se encuentre en un buen estado de salud, físicamente sano y con un peso relativamente normal, y demás es importante que el desarrollo de la mama se haya estabilizado, o sea, se haya detenido. Es importante informarse bien y tener expectativas realistas.

La mayoría de hombres que optan por realizar esta operación porque se sienten incómodos por el aspecto de su pectoral. Se trata de una intervención absolutamente estética ya que la ginecomastia, en principio, no supone una afectación a la salud. Los adolescentes también pueden beneficiarse de la cirugía, aunque los procedimientos secundarios pueden ser necesarios en el futuro debido a la continuidad del desarrollo de la mama.

La decisión de someterse a esta operación es personal y debe ser meditada con cuidado y mucha sensatez, valorando  si los beneficios que se pretende alcanzar son reales y si los riesgos y potenciales complicaciones merecen la pena. Además, antes de la intervención el paciente debe firmar un término de consentimiento según el cual afirma haber comprendido plenamente el procedimiento al que va a someterse y además es consciente de los posibles riesgos o complicaciones potenciales.

En algunos casos, las técnicas de excisión también pueden ser recomendadas, donde el tejido glandular mamario o exceso de piel deben ser removidos para corregir la ginecomastia. La excisión también es necesaria si el pezón necesita ser reducido o reposicionado para obtener un contorno natural.

operación de ginecomastia hombres

Cuidados Post operatorio en la cirugía de Ginecomastia

En el postoperatorio hay que observar el pecho, pues puede mostrar algún hinchazón o más sensibilidad de lo normal. El edema postoperatorio puede durar hasta dos meses, pero la falta de sensibilidad local, aunque transitoria, puede durar hasta un año.

Es de suma importancia guardar reposo y evitar los esfuerzos físicos en las primeras dos semanas, así como la exposición solar en los primeros meses. Las actividades físicas también deben ser evitadas por lo menos dos meses después de la cirugía.

En resumen, tras la operación, una vez el paciente ya se encuentra en casa, es importante recuperar la actividad normal del día a días, pero evitando los sobreesfuerzos. Evitar los ejercicios de fuerza o actividades con el músculo pectoral es fundamental para asegurar un correcto pos-operatorio.

Las complicaciones relacionadas con el tratamiento quirúrgico de la ginecomastia son raras, pero algunas veces ocurren irregularidades en la superficie de la mama y alteraciones en la forma o en la posición del pezón.

La importancia de la cinta compresiva de ginecomastia

cinta de compresión tras la intervención de ginecomastiaOtro punto importante a tener en cuenta es la utilización de una cinta de compresión torácica, debajo de la ropa del día a día, para ayudar en el proceso de recuperación y de adherencia de la piel a los nuevos contornos del cuerpo. Algunos expertos llegan a recomendar el uso de la cinta de forma continua para asegurar que los resultados que se alcancen sean los esperados. Los beneficios de la cinta de compresión son innumerables, sostiene el área tratada, contiene la hemorragia, así como también contiene el edema y ayuda a disminuir el hematoma postquirúrgico. Logisticamente, se recomienda que el paciente tenga dos para facilitar el cambio. El resultado definitivo sólo será visible después de algunos meses. La paciencia y los cuidados post-cirugía son muy importantes para conseguir un buen resultado.

Recomendaciones para el postoperatorio

  • Evitar hacer ejercicio físico intenso durante el primer mes después de la operación de ginecomastia.
  • Se recomienda mantener una actividad física suave a partir del tercer días tras la operación.
  • No se debe realizar ejercicios que trabajen la zona pectoral.
  • A partir del 2º día del postoperatorio se puede retormar la vida cotidiana aunque se debe evitar las duchas largas y con agua muy caliente. Lo ideal es utilizar agua templada.
  • Si retoma la actividad laboral a los 3 o 4 días tras la operación, excepto si el trabajo a realizar es muy pesado, entonces la baja sería más larga.
  • Finalmente, se recomienda evitar las radiaciones solares sobre las cicatrices al menos durante el primer 1 año.