GINECOMASTIA PUBERAL

tratamientos ginecomastia puberal

La ginecomastia es muy común en la adolescencia, alcanzando 2 de cada 3 varones. Algunos estudios demuestran una incidencia aún mayor, de alrededor del 87% de los adolescentes. Se inicia alrededor de los 14 años de edad y se caracteriza por un crecimiento de las mamas frecuentemente asimétrico y alcanza las dos mamas en el 55% de los casos.

Clínicamente, es posible observar la enfermedad a través de la presencia de una masa de tejido mamario debajo de la areola, móvil y no adherida a la piel y bastante dolorosa a la palpación. En la práctica clínica el caso más típico es de un adolescente sano, obeso o con exceso de peso.

¿Cuáles son las causas de la ginecomastia puberal?

La ginecomastia del adolescente tiene causa fisiológica, es decir, normal del organismo. En esta fase de cambios tan drásticos en el cuerpo del niño, hay un aumento transitorio en los niveles de estradiol (hormona femenina) en relación a la testosterona (hormona masculina), que estimulan los receptores mamarios llevando a su crecimiento y desarrollo.

Los estudios científicos demuestran también mayores niveles de estrógenos en los niños con esta enfermedad cuando se comparan con los niños sin el problema.

Sin embargo, la ginecomastia del adolescente es transitoria, autolimitada y la mayoría de las veces desaparece entre 12 a 18 meses de evolución. Si el diámetro es superior a 2 cm, la regresión puede tardar hasta 2 años. Al cabo de 2 años puede persistir de forma residual en una o en ambas mamas por fibrosis en hasta el 8% de los casos.

Niveles de tratamiento

En la mayoría de los casos el tratamiento es expectante. El adolescente debe ser orientado del carácter autolimitado de la enfermedad. Debe desaparecer en hasta 1 año y medio. Sin embargo, cuando hay impacto psicológico o los sufrimientos de bulyng, el acompañamiento con un psicólogo puede ser necesario.

Otra base importante es a través del tratamiento medicamentoso. Se indica cuando los dolores no mejoran con el uso de analgésicos comunes o cuando limitan las actividades básicas del día a día del adolescente. Estos medicamentos aceleran la regresión de la ginecomastia y promueven la mejora del dolor en hasta el 75% de los casos.

En casos de ginecomastias mayores, llamadas macroginecomastia, sean fisiológicas o patológicas, que no regresen espontáneamente o con medicamentos, serán necesarios otros tratamientos, en general quirúrgicos.