Gigantomastia

Gigantomastia

La gigantomastia es una condición rara caracterizada por un crecimiento excesivo de las mamas. Puede ocurrir espontáneamente, durante la pubertad o el embarazo, o bien puede ser consecuencia del consumo de determinados medicamentos.

No existe una definición universalmente aceptada para este problema pero la mayoría de los especialista se refieren a un exceso anormal de tejido mamario, en concreto se considera un problema de gigantomastia cuando el agrandamiento de los senos requiere una reducción de más de 1.500 g por mama.

El peso de tejido mamario extirpado más grande registrado hasta la fecha es de 27,5 kg por seno. La patogénesis exacta de este trastorno aún no está clara.

Causas y síntomas de la gigantomastia

gigantomastia causasLa causa exacta no se conoce; sin embargo, pueden estar involucrados factores hormonales y hereditarios. Además, se ha observado como un efecto secundario del tratamiento que utilizan ciertos medicamentos, como la D-penicilamina.

Existen varias hipótesis que se barajan para intentar determinar las causas del problema, no obstante las causas ni están claras. Los expertos consideran potencialmente desencadenante la liberación excesiva de hormonas endocrinológicas, como el estrógeno o la prolactina.

Esto está asociado con el aspecto que la mayoría de las gigantomastias se desarrollan durante el embarazo o la pubertad.

También se considera que este trastorno puede estar causado por la hipersensibilidad de los receptores hormonales asociados.

Otras posibles causas de este trastorno pueden ser inducida por enfermedades autoinmunes, como miastenia grave, lupus eritematoso sistémico (LES), enfermedad de Graves, artritis reumatoide o agentes farmacológicos, como penicilamina o ciclosporina.

Los síntomas pueden incluir mastalgia (dolor en los senos), ulceración / infección, problemas de postura, dolor de espalda y lesión por tracción crónica a los nervios intercostales 4ta / 5ta / 6ta con la pérdida resultante de la sensación del pezón. También se asocia con una disminución del crecimiento fetal, si ocurre durante el embarazo.

Gigantomastia bilateral

Normalmente el crecimiento anormal se desarrolla en ambos pechos. En otras palabras, suele ser bilateral, aunque se han reportado casos de gigantomastia gestacional unilateral que se han atribuido a un aumento de la hipersensibilidad de una mama sobre la otra por consecuencia de las hormonas circulantes.

Gigantomastia juvenil

En la preadolescencia y adolescencia, muchas jovencitas desean tener los pechos grandes. Vivimos en una sociedad que remarca la importancia del físico y las curvas, aunque lo ideal sería alabar la diversidad física y no estereotipos concretos que inducen a las menores a aspiraciones que pueden afectar y condicionar su vida adulta.

De hecho en muchos países es normal que las chicas se sometan a operaciones de aumento de pecho. Pero no nos desviemos, en este artículo el tamaño de la mama provocado por este problema no es un rasgo estético buscado, sino un problema que puede afectar negativamente la vida de la persona que lo padece.

En realidad esta afección juvenil es un trastorno benigno del seno en el cual uno o ambos senos experimentan un aumento excesivo del tamaño durante la adolescencia.

Los signos y síntomas incluyen exceso de tejido mamario, dolor en los senos, manchas rojas y con picazón. En casos severos, el tejido mamario puede desarrollar úlceras con posibles infecciones secundarias.

Los pezones y areolas de los senos también pueden verse afectados por este trastornoque en ocasiones modifica el aspecto de los mismo. Por lo general, una mama se ve más afectada que la otra, lo que provoca asimetría mamaria.

Este trastorno que ocurre en adolescentes se maneja esperando hasta que la tasa de crecimiento de la mama se haya estabilizado, y el tratamiento de elección sería la cirugía de reducción mamaria en el caso de que el paciente no  responda al tratamiento con medicamentos.

Gigantomastia gestacional

La gigantomastia gestacional ha demostrado resolverse por sí sola una vez finalizado el embarazo. A partir del nacimiento, poco a poco los pechos vuelven a tu tamaño normal.

Si el problema no remite tras el parto, se suele emplear un tratamiento farmacológico para solucionar el problema, aunque es importante consultar con un médico de confianza, la mejor alternativa que no afecto el período de lactancia. Las cirugías de mamas, como la mamoplastia de reducción e incluso las mastectomías, deben realizarse cuando un paciente tiene un trastorno que no responde a las terapias médicas.

Si el trastorno se asocia con un aumento de los niveles de prolactina, entonces están indicados medicamentos como la cabergolina y la bromocriptina.

Diagnóstico y tratamiento

El diagnóstico parte de análisis de los antecedentes médicos y familiares del paciente, junto con los hallazgos realizados en el examen clínico. La causa se diagnostica mediante pruebas serológicas para verificar los niveles hormonales y electrolíticos mencionados del paciente.

Si estas pruebas no arrojan ningún resultado, se pueden realizar pruebas genéticas para buscar una causa genética de la enfermedad.

Los tratamientos para este problema aún son controvertidos. Los métodos actualmente disponibles abarcan la terapia hormonal conservadora, la mamoplastia de reducción y la mastectomía simple.

La reducción de senos con o sin terapia hormonal es a menudo la primera línea de recursos para curar a una mujer afectada por este problema. Sin embargo, puede producirse una recurrencia del problema que requiere un segundo procedimiento de reducción mamaria o una mastectomía.

La mastectomía puede recomendarse después de la recurrencia del problema o bien después de la reducción mamaria, especialmente en aquellos pacientes que tienen un crecimiento excesivo de las mamas asociada con la pubertad o el embarazo.

Existe la posibilidad de hipertrofia recurrente de los tejidos mamarios restantes después de la mamoplastia de reducción. Sin embargo, a diferencia de los casos de este tipo de trastorno durante el embarazo que tienen el riesgo de complicaciones, como aborto o mortalidad materna, hasta ahora, 8 de cada 9 pacientes con gigantomastia idiopática que se sometieron a mamoplastia de reducción no tuvieron recurrencia.

En casos recurrentes o casos de este trastorno durante el embarazo o pubertad anticipada, se puede considerar la mastectomía simple o la mastectomía subcutánea ahorradora de pezón con implantes. Algunos informes describieron el tratamiento del trastorno durante la juventud o inducida por el embarazo con terapia hormonal, como bromocriptina, tamoxifeno, danazol y medroxiprogesterona.

Las respuestas terapéuticas a los agentes farmacológicos no son consistentes y más a menudo temporales.

Algunos medicamentos como la progesterona, el tamoxifeno, el danazol, la testosterona y la leuprolida pueden ser utilizados en las técnicas para curar este problema.

Tratamiento de Gigantomastia por la Seguridad Social

En España los tratamientos y operaciones de pecho que se hacen por motivos estéticos no están cubiertos por la Seguridad Social y se han de realizar en clínicas privadas.

En el ámbito de la estética, son pocos las intervenciones que cubren la Seguridad Social. Eso es asó porque el Estado no puede hacerse cargo de este tipo de intervención ya que los cirugía por cuestiones estéticas no afectan la salud del paciente.

No obstante hay excepciones. Cuando el problema afecta la salud del paciente sí que el Estado debe actuar. En este caso el trastorno puede suponer un grave problema para el bienestar de la mujer que lo sufre ya que en ocasiones el tamaño excesivo de los pechos puede desencadenar otros problemas e incluso perjudicar el desarrollo laboral.

Una de las operaciones estéticas que sí se puede hacer a través de la Seguridad Social es el tratamiento u operación de gigantomastia, pero antes se realiza una valoración del problema y afectación al desarrollo normal de la vida del paciente. En caso de no quedar constatada la efectiva afectación negativa, el paciente se verá obligado a acudir a una clínica privada.

Fotos de gigantomastia

A continuación os presentaremos algunas fotos de personas con un crecimiento anormal de las mamas un problema que puede desencadenar otros muchos problemas como dolores de espalda, mala postura, distensión de la piel, musculares y de cuello, problemas respiratorios, etc.

tratamiento gigantomastia

gigantomastia juvenil

Related Post

Sindrome de klinefelter

Sindrome de klinefelter

El síndrome de Klinefelter (SK) es una afección que ocurre en los hombres cuando tienen un cromosoma X adicional. Algunos…