Hipogalactia, Síntomas y Tratamientos

Hipogalactia, Síntomas y Tratamientos

La hipogalactia es una patología relacionada con la lactancia materna, se refiere a la poca producción de líquido lácteo generado por una serie de procesos hormonales, nutricionales, glandulares o estrictamente relacionados con características del bebé.

En ocasiones se confunde la hipogalactia con cuadros de estrés y ansiedad al no poder amamantar correctamente al recién nacido.

Hipogalactia materna

¿Qué es la hipogalactia?

Es el diagnostico que indica que una mujer, tras dar a luz, que no produce la suficiente leche necesaria para alimentar al bebé. En otras palabras, la definición más común se refiere a la baja producción de leche materna.

Esta condición no tiene una sola causa, pueden ser consecuencia de varios factores que pueden involucrar tanto la madre como al recién nacido. Las causas de la hipogalactia son:

Problemas hormonales: Para producir la leche materna entran en juego las hormonas oxitocina y prolactina, cuando se producen en pocas cantidades ya no existe el suministro adecuado de leche.

Los ovarios poliquísticos, la resistencia a la insulina, la diabetes, los medicamentos fuertes y las drogas son algunas de las causas que limitan a estas hormonas.

Poca estimulación: otro factor desencadenante de la hipogalactia es la falta o pobre estimulación del seno y los conductos que activan la glándula mamaria. Esto sucede porque el bebé no succiona el tiempo necesario. En ocasiones este problema ocurre por que no existe una planificación adecuada de los ciclos de alimentación del bebé. En casos menos frecuentes, la succión inadecuada puede estar causada por una cuestión fisiológica, cuando el bebé tiene un frenillo sublingual muy corto.

Problemas nutricionales: la mala alimentación de la madre y el consumo pobre de los alimentos necesarios traerán el déficit de prolactina y con ello la producción de leche será mínima. El bebé podrá succionar bien pero no extraerá el líquido por los conductos y no se alimentará adecuadamente.

Síntomas de la hipogalactia

El principal síntoma puede venir alertado por el bebé o la madre y es cuando, por algún factor, se da cuenta que la leche no es suficiente.

  • No sale leche al estimular el seno manualmente o con el saca leche.
  • Llanto del bebé, aunque cuando esté siendo amamantado, porque la madre no tiene suficiente leche para saciar el hambre del bebé.
  • Llegada la hora de alimentar al bebé, no sale leche espontáneamente por los conductos del seno.
  • Otro indicador del problema puede ser la cantidad o frecuencia con que el bebé orina.
  • Las recacciones del bebé pueden ser claves para detectar la hipogalactia, ya que pueden provocar cambios de actitud en el recién nacido, hiperactividad o somnolencia

hipogalactia relacionada con hipotiroidismo

¿Cómo prevenir la hipogalactia?

Esta condición puede surgir por varios factores. La prevención es sencilla y clave para evitar esta patología. A continuación veremos una serie de acciones que evitará la hipogalactia.

  • Mantener una dieta rica y equilibrada para asegurar la ingesta de vitaminas, minerales y alimentos necesarios para estimular la producción de leche.
  • Comenzar a amamantar desde el primer día posterior al parto.
  • Dejar que el bebé estimule la glándula mamaria las horas que sean necesarias.
  • Evitar el estrés. Los bebés siempre llorarán al principio y eso no significa que la leche no los alimente.
  • Asegurar un descanso suficiente para evitar la sensación de cansancio extremo.
  • Alternar al bebé en ambos pechos sin dejar que se acostumbre a uno solo.

Tratamiento de la hipogalactia

Los cambios de hábitos en la alimentación del bebé son los que van a combatir la hipogalactia, con la debida asistencia de un especialista que podrá determinar las causas para erradicarlas de forma inmediata.

La primera recomendación es colocar al bebé para que estimule, a través de la succión, a las glándulas mamarias. Atender los déficits de nutrientes de la madre, ajustar los hábitos de descanso y alimentación del bebé, entre otros.

También se deben evaluar otros factores como por ejemplo haber sido sometida a una cirugía. Las operaciones de mamas pueden causar hipogalactia, y se debe a una la mala comunicación entre los nervios después de que el tejido se haya cicatrizado.

Lo recomendable es colocar al bebé en el seno de 8 a 10 veces al día. Las sesiones no deben ser muy cortas, mínimo 5 minutos; pero tampoco demasiado largas, máximo 15 minutos. Con esta rutina y una buena sesión de descanso y alimentación, la hipogalactia debería desaparecer.

Por último y en caso de que la estimulación natural no funcione, se puede recurrir a fármacos de tipo galactogogos, los cuales estimularán la producción de leche a nivel hormonal. Todo esto debe ser cuidadosamente vigilado por un médico especialista según la evaluación previa de la madre y del bebé.

Related Post

Galactorrea

Galactorrea

La galactorrea es un trastorno causado por un desajuste o incremento de la hormona prolactina en aquellas mujeres que no…