Lipomas ¿Qué son?

Lipomas ¿Qué son?

Un lipoma es una formación tumoral de carácter benigno en algún lugar del cuerpo. Están compuestos por células de grasa y en principio no comportan riesgos para la salud. Sin embargo debe ser evaluado por un especialista para determinar si su ubicación, tamaño y forma no lo convierten en una amenaza.

Qué es un lipoma

¿Qué son los lipomas?

Se trata de una formación grasa que crece en las capas de la piel. No presenta cambios de coloración ni dolor en su etapa inicial. Estos tumores suelen presentarse en durante la etapa adulta y son fáciles de detectar cuando han crecido.

El ritmo de crecimiento de los lipomas es lento. Dependiendo de la zona donde se manifiesta,  pueden pasar varios sin que la persona afectada se de cuenta de su presencia.

Con el tiempo, los lipomas se pueden volver molestos, pueden causar dolor o incomodidad según la zona donde se encuentren y es allí cuando deben ser removidos mediante cirugía para evitar complicaciones.

Por lo general no se requiere de una examen médico completo para diagnosticarlo, basta con la observación y tacto del médico.

Los lipomas son suaves, gomosos y se mueven fácilmente al presionarlos. Una persona puede desarrollar más de un lipoma a la vez y pueden aparecer en la espalda, cuello, brazos, piernas, axilar, lumbar, colon, abdomen, en las coyunturas, entre otros.

Síntomas del lipoma

La forma más rápida de detectarlo es observando la zona, la piel se verá abultada y su crecimiento es lento pero progresivo hasta que alcance su tamaño máximo.

  • Crecen debajo de la piel, jamás por encima a menos que se trate de otro tipo de lesión.
  • Siempre son de textura suave al tacto, no hay endurecimiento con el tiempo.
  • No suelen ser dolorosos. Si el lipoma es doloroso conviene realizar un seguimiento médico y posterior extirpación.
  • El tamaño máximo de un lipoma común es de 5 centímetros de diámetro.
  • Los lipomas suelen ser benignos, pero a veces el lipoma puede ser maligno, según su evolución y en este caso se denominan liposarcoma  y requieren intervención quirúrgica.
  •  Son más comunes en personas que han pasado los 40 años de edad y hasta los 60 años pueden ser una condición o patología común, aunque pueden aparecer a cualquier edad.
  • Pueden estar presenten en los genes y heredarse entre familiares.

cirugía lipoma cuello

¿Cómo prevenir los lipomas?

Aunque su aparición espontanea no suele avisar, una vez que se han detectado los primeros se pueden realizar cambios de rutina y hábitos de alimentación para evitar que aparezcan nuevos.

  • Reducir la ingesta de grasas saturadas, frituras, almidones en exceso, entre otros.
  • Aumentar el consumo de líquidos, principalmente agua, zumos de fruta sin azúcar, extractos de jugos verdes a base de verduras y vegetales.
  • Consumir alimentos con alta concentración de omega 3 o de forma artificial mediante capsulas blandas o pastillas.
  • Realizar hidratación de la piel mediante cremas a base de agua.
  • En general se deben eliminar las toxinas del cuerpo, realizar rutinas de depuración usando infusiones, emolientes y preparados naturales también sirve para reducir el riesgo de desarrollar lipomas

Operaciones para retirar lipomas

Los tratamientos para reducir los lipomas o eliminarlos no suelen ser invasivos. La remoción mediante cirugía es la última opción y se recomienda cuando ya la tumoración ha alcanzado más de 6 centímetros de diámetro.

El procedimiento recomendado en estos casos es una liposucción; aunque consta de los mismos pasos que una liposucción estética, ésta se hace con una aguja mucho más pequeña y se inserta directamente sobre el lipoma para extraer la grasa que los constituye. Con ello se elimina por completo la tumoración. Este procedimiento es ambulatorio, no requiere hospitalización y el postoperatorio
no es doloroso.

Por otro lado también existen tratamientos para quitar el lipoma sin cirugía. El uso de inyecciones de esteroides es una alternativa que provoca la atrofia del bulto de grasa. Se inyectan directamente sobre el lipoma y con ello se reduce el tamaño de la lesión subcutánea.

La principal razón para remover un lipoma con una cirugía sigue siendo estética. Según dónde se manifiesta, si es en una zona visible, puede dañar la autoestima de quien lo padezca y por eso se procede con la extracción quirúrgica.

Es importante cuidar la zona después de la intervención para reducir la posibilidad de que aparezcan nuevos lipomas. Lo mejor, tras la detección de un lipoma, es consultar con un especialista para comprobar que efectivamente se trata de un lipoma, evitando así posibles complicaciones o que el bulto crezca de forma descontrolada.

Related Post